miércoles, 13 de junio de 2012

U4 El problema del pensamiento


Igualdad como declaración
por Diego Tatián


Los animales se miraron con mansedumbre desde sus ojos animales,
y se aceptaron mutuamente como un hecho divino.

(Franz Kafka, “Una cruza”)
 

La igualdad reviste un inmediato sentido ontológico; ante todo, sobre todo, concierne a la existencia. Todas las criaturas que existen, existen. Cualesquiera sean las marcas y particularidades que llevan inscriptas; antes de las diferencias que abren el juego de las exclusiones y los reconocimientos, todos los seres comparten la in-diferencia de existir –y el destino de dejar de hacerlo, morir. Lo que no equivale exactamente a decir que los seres humanos son iguales por naturaleza –idea, ésta última, que designa el corazón de la querella entre Antiguos y Modernos en filosofía política. Igualdad de existir, en todo caso, se articula a una proposición -escrita en el siglo XVII- ligeramente distinta: “la naturaleza es una y la misma para todos” –que, insisto una vez más, no significa “iguales por naturaleza”.

Estos dos presupuestos -los seres son iguales en la existencia; la naturaleza es la misma para todos- establecen el contenido filosófico sobre el cual producir declaraciones de igualdad (cívica, económica, jurídica, racial, social…), manifestada siempre en términos de derechos que irrumpen de manera imprevista, y se ejercen en el desamparo hasta obtener -cuando logran hacerlo- el reconocimiento en la ley. Podemos considerar como elemental manifiesto filosófico de la igualdad una muy conocida línea de Descartes según la cual “la razón es la cosa mejor repartida del mundo”. Como algunos filósofos actuales sostienen, toda aventura intelectual o política de orientación emancipatoria presupone esta igualdad de las inteligencias y comienza con su declaración –de no ser así, más allá de las intenciones y sean estas las que fueren, perpetúa la desigualdad que arrastra desde su origen.

Empleo aquí la palabra democracia para designar la decisión común de mantener abierta la pregunta que interroga por lo que los cuerpos y las inteligencias pueden -ser y hacer-, y de establecer una institucionalidad hospitalaria con la fuerza de actuar, pensar y producir significado con la que cuentan los seres humanos –que son los seres humanos. En este sentido, democracia es una forma de sociedad que activa declaraciones de igualdad, y un régimen político que concreta esas declaraciones en instituciones sensibles a la novedad humana –que de otro modo permanecería clandestina, despolitizada o violenta.

Como el de comunidad, como el de individuo, como el de libertad y el de democracia, el concepto de igualdad entre los hombres no es algo que pueda deducirse de la naturaleza, ni demostrarse lógicamente, ni probarse por la ciencia; es un invento de la imaginación radical que pudo no haber tenido lugar; un principio, o más bien, como dicen Badiou ó Rancière, una declaración –no un efecto, ni un objetivo a ser alcanzado por medio de un programa. El verbo transitivo declarar no admite un empleo irrestricto y en relación a cualquier cosa, sino que remite a objetos directos muy específicos: es posible declarar la guerra, el amor, la independencia, los derechos del hombre (pero no, por ejemplo, la verdad, la paz, la servidumbre o la democracia). Declarar la incondicional igualdad de las personas no significa, por consiguiente, corroborar algo dado diferente a la declaración misma (más bien, como escribió el antropólogo Louis Dumont, la igualdad es excepcional; lo dado -la regla- es la jerarquía), ni proponerse llegar a ella en un futuro que condenaría finalmente a las desigualdades a ser cosa del pasado, sino por el contrario afirmar un principio sin fundamento más allá de sí mismo, capaz de producir efectos en los vínculos, las instituciones, la educación, la economía o el derecho.

El espectro de un futuro promisorio como asilo de las igualdades que aún nos faltan, la representación del pasado en tanto cúmulo de desigualdades que por fortuna hemos dejado atrás, y el presente concebido como tránsito de una condición a la otra establecen la exacta temporalidad de la perpetuación. Siempre que una sociedad se enfrenta a la posibilidad de producir una igualdad nueva, quienes se resisten a que ello suceda esgrimen, entre otros, un argumento temporal: “aún no es momento” (revísense por ejemplo los documentos del debate con motivo de la sanción del voto femenino en 1949; también el reciente debate parlamentario y periodístico sobre el matrimonio igualitario). O bien que hay otros temas “prioritarios”. Resulta conmovedor el recurso a los pobres y la explotación ideológica de la desgracia económica por las derechas de toda laya -sean confesionales o puramente capitalistas- a la hora de conjurar la igualdad allí y donde irrumpe. A menos que esa igualdad sea la económica que reclaman esos mismo pobres convertidos en potencia política y no reducidos a objeto de compasión y caridad. En tal caso, el argumento de la “prioridad” se volverá retórica de la “concordia” y la paz social.

El tiempo de la igualdad es el presente, no el porvenir. Su manifestación es ubicua, plural y rizomática, no una jerarquía de prioridades. Además, en su sentido más elemental -el que anima, por ejemplo, la Declaración de los derechos del hombre-, la igualdad es anterior e independiente de toda lógica del mérito. En tanto declaración, la igualdad de las personas no subordina su valencia a ningún meritocratismo -por lo demás tal vez inevitable en ciertos aspectos de la vida humana-, pues concierne a lo que los seres humanos son (a que los seres humanos son) y no a lo que hacen. No hay mérito ninguno en tener mérito. En su forma más exacta, esta idea quizás encuentra su manifiesto conciso en la frase “de cada uno según su capacidad, a cada uno según su necesidad”, con la que Marx definió alguna vez el comunismo. Hay en ella una radical ruptura de la lógica que la mercancía (palabra que comparte raíz con “mérito”) establece en las relaciones sociales y los vínculos. Más allá -o más acá- del agujero que esta frase marxiana hace en los lenguajes con los que habituamos pensarnos, la igualdad no se pide ni se merece; se toma conciencia de ella, se activa y se ejerce.

Cualquiera es capaz de pensar, de emanciparse, de sentir el exceso no funcional de la lengua, de practicar la escritura literaria, de recuperar la libertad sexual de toda confiscación o condena de silencio. Igualdad significa asimismo que cualquiera es sujeto capaz de imaginar -entre otras muchas cosas- particiones de la riqueza diferentes a las inmediatamente dadas, y actuar para su puesta en obra; en este sentido, lo otro de la representación del individuo como mero objeto merecedor de una redistribución más conveniente decidida en otra parte y sin su intervención. Igualdad no es en primer lugar una más justa redistribución de bienes sino un reconocimiento más intenso y más extenso de las personas como fuerzas productivas de pensamiento (palabra con la que incluyo aquí las acciones políticas) acerca de lo justo.

Inagotable y siempre colmada de novedades, igualdad es una palabra que resiste al sentimentalismo de la buena conciencia, y se desmarca de la función despolitizadota que cumple en el actual capitalismo tecnomediático la noción de “solidaridad”. En efecto, solidaridad jamás produce igualdad; parte de la desigualdad, a la que considera natural, para no afectarla en ningún momento, para incrementarla y perpetuarla. Las “campañas solidarias” de empresas mediáticas, hipermercados o tarjetas de crédito han usurpado la palabra de la tradición noble a la que pertenecía para estropearla y volverla inutilizable. En el uso que hoy la inviste, “solidaridad” es una función más del Capital -como la caritas lo era de la ideología clerical-, al igual que el léxico de la “responsabilidad social” empresaria, presuntamente promotora de un capitalismo con rostro humano. Contra la ideología de la solidaridad, un pensamiento de la igualdad resiste el estropicio de la política y de la pregunta por la vida justa que lleva implícita la visión moral de los hechos colectivos. Un pensamiento de la igualdad y una práctica de sus implícitos opta por otros términos: la articulación, la composición, o el “encuentro aleatorio” del que hablaba Althusser en sus extraños escritos de los años ochenta.

La institución de la igualdad comienza por una declaración que desmantela los ordenes jerárquicos autolegitimados como naturaleza de las cosas; en ese sentido, estrictamente toda igualdad es an-árquica y deja vacío el lugar del poder –a partir de entonces apenas un lugar de tránsito, ocupado siempre de manera alternada y provisional. Igualdad es ante todo irrupción de un régimen de signos que sustrae la vida visible de la jerarquía, la dominación, el desdén, el desconocimiento, la indiferencia o el destino en tanto efectos de la desigualdad.

Iguales no quiere decir lo mismo. Como idea filosófica, según se busca proponer aquí, la igualdad se opone al privilegio, no a la excepción; a la desigualdad, no a la diferencia; a la indiferencia, no a la inconmensurabilidad; a la pura identidad cuantitativa que torna equivalentes e intercambiables a los seres, no a las singularidades irrepresentables –en el doble sentido del término. Es el alma de la democracia en tanto juego libre de singularidades irreductibles, abiertas a -y capaces de- componerse en insólitas comunidades de diferentes (de “sin comunidad”), conforme una lógica de la potencia inmanente a esa pluralidad en expansión -alternativa a la trascendencia del Poder-, definida como ininterrumpida institución de sus propias formas, y por tanto afirmativamente –lo que según entiendo quiere decir que no requiere de la impotencia de otros para su ejercicio e incremento sino, por el contrario, más se extiende cuanto más común. Así concebida, en tanto teoría y práctica de una igualdad libertaria, quizá democracia sea el equivalente de un “comunismo de los singulares” –según la expresión, acuñada y dejada sin explicitar, por el último Sartre.

La igualdad permite que haya otros. La igualdad es el reino de los raros.


Diego Tatián publicó La cautela del salvaje: pasiones y política en Spinoza, entre otros libros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada